ÚLTIMA HORA

martes, 29 de junio de 2021

Los lujos del Senado en época de pandemia



Por Eduardo Buendía y Nayeli Meza


En pleno año en que México vivió la crisis sanitaria de COVID-19, el Senado de la República pagó millones de pesos a diversos proveedores que le vendieron pantallas a sobreprecio, insumos de cafetería, seguros de vida y chamarras. 


 


Algunas áreas del Senado de la República olvidaron durante 2020 y el primer trimestre de 2021 la política de austeridad e hicieron contratación de seguros, compras a sobreprecio o adquirieron productos con empresas cuyo giro no corresponde a las ventas que realizaron.


Todo esto ocurrió mientras el país se encontraba sumergido en la pandemia de COVID-19 y una crisis económica sin precedentes.


Los gastos contradicen la promesa de eliminar los privilegios de la clase política y servidores públicos promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena en el Congreso de la Unión.


La llamada cuarta transformación plasmó la eliminación de seguros de vida, de sistemas de pensiones con entes privados y la remodelación de oficinas por cuestiones estéticas con mobiliario de lujo, entre otras acciones, en la Ley Federal de Austeridad Republicana que entró en vigor en noviembre de 2019.


Sin embargo, aun cuando el partido en el poder impulsó la creación de dicha Ley, en la Cámara alta se siguen celebrando contratos que contravienen la norma.


Prueba de ello es el convenio que el Senado firmó con la empresa Metlife México durante el primer trimestre del año pasado por 20 millones 974 mil 700 pesos, con el objeto de adquirir “pólizas de seguro de vida e incapacidad total y permanente para los senadores de la República, trabajadores de la Cámara de senadores y jubilados del ISSSTE, cuya última actividad laboral fue desempeñada en el Senado de la República para el ejercicio 2020”, así se lee en el Informe sobre contrataciones del órgano legislativo.


Este acuerdo viola el artículo 22 de la Ley de Austeridad que prohíbe la contratación con recursos públicos de seguros de gastos médicos o de vida con empresas privadas. 

La Cámara alta también cerró la compra de ocho pantallas marca LG de 82 pulgadas por 363 mil 800 pesos (sin IVA) consumada en diciembre de 2020. Cada aparato tuvo un precio unitario de 45 mil 475 pesos. Los productos fueron dirigidos a la Unidad de Eventos, encabezada por el funcionario Gabriel Arturo Sánchez Salinas.


Al hacer una revisión en las tiendas online de las cadenas Walmart, Sanborns o Soriana una pantalla del mismo tamaño, fabricante y con tecnología 4K ronda entre los 39 mil 990 pesos y 40 mil 918 pesos con IVA incluido.

El informe de contrataciones muestra que la operación se concretó con la empresa Café 1810, SA de CV y el convenio se adjudicó de manera directa por lo que no se analizaron más propuestas con otros vendedores para encontrar una mejor oferta.


El padrón de proveedores del recinto legislativo, disponible en la Plataforma Nacional de Transparencia, demuestra que el giro de Café 1810 es la venta de “productos alimenticios perecederos, abarrotes y lácteos”, no de equipos electrónicos. Agustín Fernando Rebolledo Cubas es quien aparece como representante legal del comercio, cuyo domicilio fiscal se encuentra en Tlanepantla, Estado de México.


En el primer trimestre de 2020, la empresa que representa Rebolledo Cubas obtuvo otro contrato por un monto total de un millón 253 mil 900 pesos por concepto de “insumos de cafetería y café (partidas 1 y 2)”. La adquisición, se lee en el documento, fue para la Dirección de Control Patrimonial de la Cámara alta. 


Café 1810 no fue la única beneficiada con contratos por la venta de estos productos. Entre enero y marzo de 2020, la empresa Farvisan Insumos Institucionales, SA de CV ganó mediante licitación un acuerdo por un millón 400 mil pesos sin IVA para proveer a la Unidad de Eventos de insumos para cafetería correspondientes a la partida 4. 


La compañía, cuyo representante legal es Arturo Villanueva Sanromán, también es proveedora de otras entidades públicas como el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, el ISSSTE, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), entre otras, de acuerdo con el portal QuiénEsQuién.Wiki. 


Otro contrato para café y sus complementos se le asignó mediante licitación a María Bertha Guillermina Patricia Contreras Espinosa, por un monto total de 932 mil 600 pesos. Los enseres que formaron parte de la “partida 3” se adquirieron también para la Dirección de Control Patrimonial, revelan los documentos del Senado disponibles en su portal de internet. 


Es decir, que solo para compras relacionadas con cafetería en 2020, la Cámara alta desembolsó 3 millones 586 mil 500 pesos con los tres proveedores mencionados. 


En la lista de contrataciones correspondiente al primer trimestre de 2021, Café 1810 aparece de nueva cuenta con dos contratos conseguidos por concurso para proveer café y “bienes recurrentes” a la Dirección de Control Patrimonial, ambos convenios en conjunto significarán un monto mínimo de 483 mil 600 pesos y un máximo de un millón 209 mil 100 pesos.


Bilingües y con chamarras


 


Además de contar con seguros Metlife, otra ventaja que tienen los empleados del órgano legislativo es la enseñanza bilingüe a través de escuelas privadas.


Para 2020 y 2021, la Cámara alta adjudicó de manera directa dos contratos con Idiomas Iztapalapa, SC, cada uno por 775 mil 800 pesos (sin IVA). 


La descripción del servicio adquirido en el informe de gastos del primer trimestre de 2021 menciona que se trata de “cursos de inglés en línea dirigido a los servidores públicos del Senado”. En conclusión, entre 2020 y el año en curso se desembolsaron más de 1.5 millones de pesos para ese fin.   


Dentro del informe del primer trimestre de 2021 aparece un pedido de “suministro de mobiliario para el Patio Inglés Sótano 1 de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) ubicado en Reforma 135”. 


Óscar Alonso Olguín Osnaya aparece como proveedor de los bienes muebles que tuvieron un costo de 378 mil 700 pesos (sin IVA). El plazo para el contrato, adjudicado por vía directa, comenzó el 25 de marzo y concluye el próximo 15 de julio. 


En diciembre pasado, la Cámara de Senadores pagó 370 mil 500 pesos (sin IVA) por chamarras a la compañía Mens International Collection, SA de CV sin detallar el número de piezas adquiridas. Según el informe de contrataciones, la Dirección General de Resguardo Parlamentario realizó dicho pedido. 


La compra de prendas de vestir es una práctica común por esta área de la Cámara, ya que a finales de 2019 solicitó la compra de 246 abrigos de lana con la misma empresa por 676 mil 500 pesos, es decir, que cada artículo costó al erario 2 mil 750 pesos.


Compras para prevenir el COVID-19


Para enfrentar los efectos de la pandemia entre los empleados y legisladores, el Senado de la República adquirió una serie de productos como pruebas rápidas para detectar el COVID-19 o purificadores de aire con el propósito de evitar contagios. 


Durante el cuarto trimestre de 2020, la Cámara alta adquirió 10 equipos Biozone para la purificación y desinfección del medio ambiente. El monto total de la compra fue de 399 mil 700 pesos sin IVA con la empresa ICCX, SA de CV la cual, con base en el padrón de proveedores, se dedica al “mantenimiento y conservación de equipos eléctricos y electrónicos”.


Entre octubre y diciembre del año pasado, la Cámara alta también aprobó la contratación del servicio de toma de muestras SARS-CoV-2 con la compañía Laboratorios Diagnomol, SA de CV. El monto mínimo del contrato fue de 140 mil pesos y pudo alcanzar los 399 mil pesos como tope máximo, este requerimiento estuvo a cargo de la Unidad General de Servicios Médicos.


  


A finales de 2020, entre el 29 y 31 de diciembre, también se concretó la compra por adjudicación directa de líquido sanitizante con la empresa Merkatus Distribuidora, SA de CV por 395 mil pesos. 


En las especificaciones se detalla que el producto contiene una “bolsa purifog generación de niebla con 4000 mililitros” con una capacidad de cobertura de 12 mil metros cúbicos, la Dirección de Mantenimiento de Bienes Muebles e Inmuebles fue la encargada de hacer la aplicación del producto. 


En 2021, el órgano legislativo compró pruebas rápidas y de antígeno COVID-19 “para las y los senadores, trabajadores y personas que necesites acudir a las instalaciones del Senado”. Estos insumos fueron adquiridos con Eseotres Pharma, SAPI de CV por 565 mil pesos (sin IVA).

Publicar un comentario

 
Diario Controversia © • Desarrollo web por HoobWeb