ÚLTIMA HORA

sábado, 29 de abril de 2017

Políticas públicas para un desarrollo rural sustentable y moderno, piden arroceros

Irineo Pérez Melo/

Xalapa, Ver. Pedro Alejandro Díaz Hartz, presidente del Consejo Nacional de Productores de Arroz de México, aseguró que sin un campo productivo y próspero es imposible imaginar un México integrado, solidario y moderno, por lo que la alta prioridad y el vigor de las políticas de desarrollo rural tienen que constituir una parte fundamental de las políticas públicas nacionales.

Durante su intervención en el Senado de la República, en donde propuso un trato nuevo para el campo nacional, el dirigente de los arroceros del país, fue más preciso al afirmar que las condiciones de los productores y del campo de nuestro país son muy difíciles y complejas de cara al momento que estamos cursando, puesto que contienen un sin número de retos y oportunidades que nos impiden estar confiados, ser complacientes o pasivos.
Ante ello, dijo, creo que es oportuno pensar y diseñar fórmulas de solución a problemas nuevos y antiguos, e indicó que el problema del campo y los productores de nuestro país nos afecta a todos: a las clases medias, a las clases altas, a las clases trabajadoras, al comercio y a la industria, porque la problemática campesina se transforma en problemas urbanos, en problemas internacionales por efectos de la emigración, en problemas económicos porque es un sector improductivo y sin poder de compra; en problemas sociales y de salud; en problemas educativos y de desarrollo general del país”.



En resumen, indicó, no podemos avanzar como país a la velocidad que deseamos porque arrastramos vergonzosos rezagos originados en el atraso y la marginación campesina.

Estimó que las soluciones dependerán de nuestro planteamiento, de su comprensión y principalmente de la aplicación a la resolución de los problemas; y éstas, serán consecuencia de políticas públicas adecuadas, modernas y eficientes, entre las que sobresalen las de los apoyos institucionales que verdaderamente impacten en el campo y su productividad que den certidumbre y rentabilidad a los productores, así como financiamiento a la producción, a la transformación y a la comercialización e infraestructura hidráulica y de acopio.

Resaltó que lo importante en estos tiempos de cambio que vive el país es cómo organizar a estos grandes grupos humanos para el trabajo y lograr que integren economías locales y regionales sostenibles, bajo el esquema de circuitos regionales de producción abasto y consumo.

“Es bien sabido que los gobiernos federales desde antaño han integrado una serie de políticas e instituciones encargadas de atender a los productores; muchas de esas políticas e instituciones han caído en desuso por falta de eficiencia y otras por corrupción. Hoy lo necesario es encontrar sustitutos de esas políticas e instituciones que, sin volver al pasado, permitan un nuevo impulso”, añadió a su comentario.

Enfatizó que este sector de la población mexicana enfrenta por razones propias de su historia las peores condiciones para ponerse en pie y lograr formas de producción competitivas a nivel nacional e internacional, dentro del proceso de globalización en que nos encontramos inmersos.

En tal contexto, El Consejo Nacional de Productores de Arroz de México, A.C. y la Coordinación Nacional de Comités SP, A.C. proponen un examen de las políticas públicas diseñadas para enfrentar la problemática rural.

Es obvio que sólo en la aplicación de políticas públicas en las que participen tanto el Estado, el Legislativo como la iniciativa privada, la banca nacional de desarrollo, la banca privada, y las propias organizaciones de productores se podrá encontrar soluciones viables para el conjunto de problemas del campo y los productores.

Como es bien sabido, señaló, que una parte importante de las estrategias recientes han consistido en la reducción del Estado como principal promotor del desarrollo en el ámbito rural para dejar el espacio de la inversión a los agentes del sector privado.

Finalmente, recordó que la disminución en términos reales de los subsidios y el gasto público, así como el paulatino retiro del gobierno en los procesos de crédito, comercialización, desarrollo e investigación tecnológica en el agro, pretenden crear las condiciones para transformar y reactivar en el sector los capitales privados, nacionales y extranjeros.

Publicar un comentario

 
Diario Controversia © • Desarrollo web por HoobWeb